Φ   FILOSOFÍA NUEVA 

________________________________________________________________________ 

 

¿QUÉ ES LA SOCIOLOGÍA?

Por Joseph Fichter
 

             Siempre los hombres se han interesado por el hombre, cada uno a su modo. El sociólogo se especializa en abordar el fenómeno social desde un enfoque científico. Así, para J. Fichter, “la sociología es el estudio científico de los seres humanos en sus relaciones con los otros” (15), que “dirige su atención al hecho humano de ‘vivir juntos’; estudia las leyes constantes del comportamiento social, y toma como objeto central de estudio el hecho de las relaciones humanas: todo lo que contribuye a la asociación de personas o deriva de ella es materia de su estudio” (17). “El contenido de la sociología son los ‘fenómenos sociales’... Es mejor decir que estudiamos la interacción humana” (17).

             En cuanto a la finalidad de la sociología hay que mencionar que “el estudio y la investigación se orienta casi siempre en definitiva a ‘hacer mejor las cosas’... y ayuda al individuo y a la sociedad a conseguir mejores relaciones sociales” (29). De hecho, “el conocimiento seguro de los fenómenos sociales es un prerrequisito esencial y básico para una sociedad mejor” (30).

             En cuanto al término “sociología”, éste ha sido utilizado por primera vez por Auguste Comte y popularizado por Herbert Spencer. Los componentes esenciales de la vida social, en cambio, se remontan al origen de la humanidad misma. Y es que siempre existen “evidentes regularidades y uniformidades” (16) en el comportamiento humano. En cuanto al método, mencionemos que, con preguntas a la gente, observaciones y participación en la vida de distintos grupos, la sociología se fue proveyendo con el paso del tiempo de un cuerpo de información procedente de la investigación práctica. El resultado fueron algunas generalizaciones, rigurosas, pero abiertas, con alta probabilidad, al punto que “es posible formular predicciones genuinas sobre la conducta social y cultural de los seres humanos” (16), incluso ciertas pautas de comportamientos correspondientes al ejercicio de ciertos roles sociales.

            “La función del sociólogo no consiste en evaluar la realidad concreta de los fenómenos sociales. Los acepta como datos de hecho, dejando a los filósofos los problemas fundamentales de su existencia y esencia” (19). El sociólogo aprende del filósofo, del psicólogo, del biólogo, de la ética y de otras disciplinas, y debe tomar sus ‘hallazgos’ como cosas probadas, y prerrequisitos de su propio conocimiento. De modo que el sociólogo debe ser un hombre poseedor de una cultura general. El sociólogo no puede enseñar lo que debe aprender a su vez.

           El sociólogo puede pensar en términos de especie y no simplemente de actos humanos específicos. Para esto hay que aprender a conceptualizar y entrenarse en el arte de abstraer de los sucesos concretos las generalidades esenciales del fenómeno de la “interacción”. Así surge el concepto mismo de sociedad: “una totalidad coherente y funcionante” (19). No obstante el que estudia la sociedad debe diferenciar entre “semejanzas constantes y diferencias variables” y “tales uniformidades forman parte de la naturaleza social” (22). No obstante hay que distinguir entre las semejanzas y diferencias accidentales, y “aceptar por igual la uniformidad y la variabilidad, la permanencia y el cambio”. Sabido es que “las personas cooperan entre sí para satisfacer las necesidades sociales” (19) y que “en todas las sociedades existen las mismas necesidades básicas, aunque la manera de satisfacerlas difiera notablemente” (23).

           Con esto surge el planteo sobre la existencia de algo con valor permanente en la vida social. Pero esto es una cuestión ética. “El sociólogo, como científico, se esfuerza (se debe esforzar!) en evitar todo juicio moral sobre las culturas y las sociedades que estudia y analiza. Observa que los sistemas de valores difieren de una sociedad a otra y hasta de un grupo a otro dentro de la misma sociedad” (23), pues “nadie podrá ser completamente imparcial en su actividad frente a los valores sociales”, pues nadie “puede divorciarse completamente de la cultura en la que él mismo se halla envuelto” (24). No obstante, el tema de los valores no compete al estudio sociológico.

          Hay que notar que la sociología es uno de los asuntos más difíciles que puede acometer el espíritu humano, debido a tres hechos: 1) La complejidad de la sociología (y de la sociedad y la cultura), a causa de la necesidad de atender a tantos elementos simultáneamente, 2) La causalidad múltiple de los fenómenos sociales, pues no hay una causa única, aunque admitir esto sea error y simplismo más propagado. En un hecho hay muchos factores conexos. 3) La inestabilidad de las soluciones sociales, ya que la sociedad y la cultura cambian de continuo.-

 

 

QUÉ ES LA SOCIOLOGÍA,

Herder, Barcelona, Extractos del Cap. 1

 

VOLVER